PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES EN LOS TRABAJADORES DEL SECTOR DEL TRANSPORTE (Parte II)

AUTORES: Palmira Marugán Gacimartín, Juan Precioso Juan, Gregorio Zorrilla Agustí, Manuel Ferrete Ligero y Moisés Val Cacho (Servicio de Prevención de la Empresa Municipal de Transportes de Valencia)


SUMARIO

PARTE I

a)      Funciones de los trabajadores del sector del transporte

·         Transporte de mercancías
·         Transporte de viajeros

b)      Riesgos comunes

·         Stress laboral
·         Carga física
·         Exposición a sustancias tóxicas
·         Exposición a condiciones metereo-lógicas extremas
·         Otros problemas de salud

c)       Medidas de seguridad

·         Trabajadores
·         Empresarios
·         Autoridades públicas

d)      Medidas preventivas

·         Remuneración adecuada
·        
Control sindical sólido
·         Formación de los trabajadores
·         Cumplimiento estricto de las normas por el empresario
·         Adecuación de los horarios
·         Promoción de hábitos saludables
·         Diseño adecuado del puesto de trabajo
·         Otros

PARTE II

e)      Vigilancia médica de la salud de los trabajadores

·         Carga mental (detección precoz de ansiedad depresión)
·         Manipulación de cargas
·         Síndrome de apnea obstructiva del sueño
·         Cage test (cribado del síndrome de dependencia alcohólica)
·         Cribaje de patología prostática

VIGILANCIA MÉDICA DE LA SALUD DE LOS TRABAJADORES

Según lo establecido en el artículo 22 de la “Ley de prevención de riesgos laborales 31/95” el empresario garantizará a los trabajadores a su servicio la vigilancia periódica de su estado de salud en función de los riesgos inherentes al trabajo.

Los exámenes de salud incluirán, en todo caso, una historia clínico-laboral, en la que además de los datos de anamnesis, exploración clínica y control biológico y estudios complementarios en función de los riesgos inherentes al trabajo, se hará constar una descripción detallada del puesto de trabajo, el tiempo de permanencia en el mismo, los riesgos detectados en el análisis de las condiciones de trabajo, y las medidas de prevención adoptadas.

Los riesgos a los que hemos hecho referencia anteriormente pueden controlarse mediante protocolos específicos, que en el caso de los transportistas podrían ser los siguientes:

1.       CARGA MENTAL (DETECCIÓN PRECOZ DE ANSIEDAD DEPRESIÓN)

     Una herramienta de trabajo que puede utilizarse es la Escala de Ansiedad Depresión de Goldberg (E.A.D.G.)  Esta escala es validada al castellano en 1.993, y ese mismo año, el denominado estudio Zaragoza, pone de relieve las cualidades de este método para el estudio de la morbilidad psíquica y psicosomática en atención primaria.

     El método EADG constituye una herramienta ideal para desarrollar en una corta entrevista efectuada por médicos no psiquiatras, y consiste en una serie de preguntas obligatorias que indican únicamente la posibilidad de que el entrevistado tenga un transtorno, orientando, además, el diagnóstico hacia la ansiedad, la depresión o hacia un transtorno mixto.

Las preguntas son las siguientes:

Subescala de ansiedad

1.- ¿Se ha sentido muy excitado, nervioso o en tensión?

2.- ¿Ha estado muy preocupado por algo?

3.- ¿Se ha sentido muy irritable?

4.- ¿Ha tenido dificultades para relajarse?

5.- ¿Ha dormido mal, ha tenido dificultades para dormir?

6.- ¿Ha tenido dolores de cabeza o nuca?

7.- ¿Ha tenido alguno de los siguientes síntomas: temblores, hormigueos, mareos, sudores, diarrea?

8.- ¿Ha estado preocupado por su salud?

9.- ¿Ha tenido alguna dificultad para conciliar el sueño, para quedarse dormido?

Subescala de depresión

1.- ¿Se ha sentido con poca energía?

2.- ¿Ha perdido Vd. su interés por las cosas?

3.- ¿Ha perdido la confianza en si mismo?

4.- ¿Se ha sentido Vd. desesperanzado, sin esperanzas?

5.- ¿Ha tenido dificultades para concentrarse?

6.- ¿Ha perdido peso? (a causa de su falta de apetito)

7.- ¿Se ha estado despertando demasiado temprano?

8.- ¿Se ha sentido Vd. enlentecido?

9.- ¿Cree Vd. que ha tenido tendencia a encontrarse peor por las mañanas?

                             

     Esta escala se califica de heteroadministrada, ya que debe ser administrada por el médico en una sencilla y breve entrevista. A la hora de puntuar los síntomas, sólo se tendrán presentes los que duren más de dos semanas, desestimándose los que sean de intensidad claramente leve.

     Las cuatro primeras preguntas de cada escala son obligatorias. Respecto a la subescala de ansiedad, se hará el resto de preguntas cuando haya 2 ó más respuestas positivas y respecto a la de depresión, se seguirá preguntando cuando haya, al menos, una respuesta positiva.

     Se considera que un trabajador tiene “probable ansiedad” cuando puntúa 4 ó más en el total de la escala de ansiedad; y se considera que tiene “probable depresión” cuando puntúa 2 ó más en el total de la escala de depresión.

     Existe una clara relación entre la gravedad del trastorno y las elevadas puntuaciones.

Criterios de inclusión: Debido a la sencillez de la escala, se puede pasar a todos los trabajadores para establecer elementos de comparación entre los distintos puestos de trabajo.

2.       MANIPULACIÓN DE CARGAS

Este protocolo consta de varios apartados de anamnesis y exploración y uno de observaciones que recogen la información más relevante para la evaluación de los problemas de columna por sobrecarga. Se registran tanto los aspectos relacionados con la exposición laboral al riesgo como los antecedentes de salud que pueden interactuar con los factores laborales y desarrolla una anamnesis y exploración específica para este tipo de patologías.

Exposición laboral

Se valora tanto la estática como la dinámica postural de su actividad laboral, considerando los aspectos más desfavorables que constituyen las exposiciones a riesgos. Se registra, asimismo, el tiempo de exposición y aquellas medidas que puedan minimizar el efecto de estos.

Antecedentes de exposición

Es igualmente importante consignar las aficiones o actividades extralaborales que, a criterio médico, puedan repercutir sobre el estado actual de la columna, y actuar de forma sinérgica con la exposición laboral actual.

Antecedentes de interés

El análisis de los antecedentes de salud nos permiten valorar no sólo aquellas situaciones de mayor vulnerabilidad al riesgo, en este caso la sobrecarga, sino la propia magnitud del daño, expresada en el protocolo como número de días de baja por procesos de algias vertebrales, por considerarlo más próximo a la objetividad.

Historia actual

La historia clínica, desarrolla fundamentalmente la anamnesis del dolor, como síntoma vértice de este tipo de patología, su localización, irradiación, intensidad y cronología con relación a la actividad laboral.

Exploración del eje

Previamente a la exploración, se registrará el peso y la talla para controles sucesivos.

La exploración del eje se realiza colocando al paciente ante el explorador, de pie, con el torso desnudo y descalzo. En esta postura se examina la simetría de hombros, escápulas y crestas ilíacas. Para la exploración de desviaciones se examina el eje occipito sacro y el eje sagital mediante una plomada. Para las desviaciones laterales se utilizará el test de Adams (flexión del tronco y aparición de gibosidad al dorso que corresponde a la convexidad de la desviación).

También se explorará la movilidad del raquis cervical y lumbar, comprobando los movimientos de rotación, flexo extensión y lateralización. En todos los movimientos no debe existir dolor, ni tampoco la curva que dibuja el raquis en cada posición final de movimiento debe presentar puntos de inflexión busca.

Se realizará, también palpación de la columna vertebral, tanto en las apófisis espinosas como en la musculatura paravertebral, buscando puntos dolorosos o contracturas.

Por último se hará una exploración de reflejos tendinosos patelar, aquíleo, bicipital y tricipital.

Valoración

Se realizará una valoración personal del caso haciendo constar las anormalidades registradas durante el examen médico y por otra una catalogación de casos por grupos homogéneos sintomáticos, de acuerdo a la presencia de sintomatología subjetiva, resultado de la exploración y sospecha de alteraciones estructurales de la columna.

Criterios de inclusión: Según la norma ISO 10228 se considera que la manipulación manual de toda carga que pese más de 3 Kg puede entrañar un potencial riesgo dorsolumbar no tolerable, ya que a pesar de ser una carga bastante ligera, si se manipula en unas condiciones ergonómicas desfavorables, podría generar un riesgo. Por este motivo se incluyen en el protocolo a los trabajadores que manejen habitualmente este tipo de cargas.

3.       SÍNDROME DE APNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO

Apnea es una palabra griega que significa “deseo de respirar". El síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS) se produce por la oclusión intermitente y repetitiva de la vía aérea superior durante el sueño. Su prevalencia (4-6% de los varones y 2% de las mujeres) es  tan considerable como el asma o la enfermedad obstructiva crónica (EPOC) aunque muchos pacientes no lo consideran un problema real.

Desde un punto de vista clínico el SAOS se caracteriza por la triada hipersomnia diurnaronquidos y pausas de apnea referidas por el cónyuge, síntomas que están presentes en casi todos los enfermos. Además son frecuentes otros trastornos neuropsiquiátricos y cardio respiratorios que son secundarios a las desaturaciones de oxígeno y a los despertares transitorios y subconcientes (arousals) que originan las apneas. Las interrupciones de la respiración deben durar más de 10 segundos y se repiten con una frecuencia de 10 o más en una 1 hora; es por esto  por lo que el paciente acusa al día siguiente una fuerte somnolencia, ya que el cerebro se activa para poner fin a cada una de las paradas respiratorias, con lo que el beneficio reparador del sueño es prácticamente nulo. Cada uno de estos sobresaltos de la mente coincide con ronquidos estruendosos. Esta inadecuada oxigenación entraña serios riesgos para la salud y puede ser motivo de accidentes de tráfico, hipertensión pulmonar y arterial, arritmias cardíacas e incluso muerte súbita. Llamar la atención sobre el peligro que esta patología comporta para el tráfico rodado, recomendándose la no aptitud laboral para la conducción de vehículos a todos aquellos conductores  que hayan sido diagnosticados de un síndrome de apnea grave-moderado, ya que se multiplica por 7 el riesgo de accidentes.

El SAOS es en el momento actual, un problema de salud pública de gran trascendencia, ya que la hipersomnia diurna tiene un gran impacto laboral, social y familiar (accidentes de tráfico y laborales, deterioro de relaciones personales, absentismo laboral, etc.), además de por su prevalencia elevada y por su situación  actual de infradiagnóstico. Se estima que uno de cada cuatro accidentes de automóvil motivados por fallos humanos podría estar relacionado directamente con la apnea del sueño. Estudios realizados en nuestro país calculan que más de un millón de adultos presentan este síndrome, aunque el porcentaje de los que conocen su enfermedad y reciben la terapia adecuada es mínimo.

Criterios de inclusión: Se pasará el protocolo de cribaje a todo trabajador/a que en reconocimiento periódico presente un índice de Quetelet (IMC) >= de 30, ó que en la anamnesis laboral refiera alguno de los 3 síntomas clásicos (hipersomnia diurna, ronquidos y pausas de apneas), o bien que en la exploración orofaríngea se detecten anomalías de la vía aérea superior.

     El protocolo recomendado viene reflejado en la siguiente tabla:


(1) SINTOMATOLOGÍA DE SOSPECHA

1. RONQUIDOS

 

2. PAUSAS DE APNEA

 

3. HIPERSOMNIA DIURNA

 

4. IMC > 30

 

5. Cefalea matutina

 

6. Agitación nocturna

 

7. Enuresis

 

8. Cambios de personalidad

 

9. Reducción de la líbido

 

(2) ANAMNESIS Y EXPLORACIÓN

Ingesta de alcohol/día (gr/día)

 

Uso de sedantes y/o hipnóticos

 

Antecedentes familiares de SAOS

   

INDICE MASA CORPORAL

<30

 

30-33

 

33-36

 

>36

 

TENSIÓN ARTERIAL

PERÍMETRO CUELLO (cms)

TALLA (cms)

ANOMALÍAS VÍA

AÉREA

Hipertrofia de amígdalas o adenoides

 

Parálisis cuerdas vocales

 

Obstrucción nasal (hipertrofia cornetes, pólipos, tumores...)

 

Estenosis faringo-laríngeas

 

MALFORMACIONES

MAXILO-FACIALES

Micro y/o retrognatia

 

Macroglosia

 

Aumento paladar blando y úvula

 

Implantación baja de hioides

 

OTROS

Cifoescoliosis severa

 

Acromegalia

 

Sdme de Cushing

 

Hipotiroidismo

 

(3) ESTUDIOS COMPLEMENTARIOS

Hematocrito

 

Pruebas funcionales respiratorias

CVF

 

FEV 1

 

ECG

(4) VALORACIÓN

REMITIDO AL NEUMÓLOGO (polisomnografía)

 
SAOS NEGATIVO
 

Remitido al ORL(anomalías vía aérea.)

 
SAOS POSITIVO
 

Remitido al ENDOCRINO (obesidad mórbida...)

 

4.       CAGE TEST (CRIBADO DEL SÍNDROME DE DEPENDENCIA ALCOHÓLICA)

En todos los estudios a que hemos hecho referencia anteriormente, se demuestra la negativa influencia del alcohol en la conducción de vehículos. Existen múltiples tests para estudiar estos consumos y su repercusión en el individuo, y uno de los más utilizados es el CAGE test, el cual permite conocer, mediante cuatro sencillas preguntas, si el consumo de alcohol está empezando a resultar peligroso para el trabajador. Se considera positivo a partir de dos respuestas afirmativas y a partir de esta positividad, se recomienda pasar a otros tests más complejos, que si son positivos, requieren la intervención de otro personal especializado. Es interesante combinar los resultados positivos de este test con alteraciones analíticas de la gamma glutamil transpeptidasa y el volumen corpuscular medio de los hematíes que nos confirmarían la repercusión orgánica de estos consumos de alcohol.

Las preguntas son las siguientes:

1.       ¿Alguna vez ha tenido que beber a primera hora de la mañana para sentirse en forma?

2.       ¿Ha pensado en alguna ocasión que tenía que dejar la bebida?

3.       ¿Se ha sentido en alguna ocasión a disgusto por la bebida?

4.       ¿Le han molestado las observaciones que la gente haya efectuado acerca de su hábito enólico?

Criterios de inclusión: El criterio de inclusión en este protocolo es la detección, en la anamnesis del reconocimiento médico, de consumos de alcohol superiores a 20 gr./día en personal conductor de vehículos.

5.       CRIBAJE DE PATOLOGÍA PROSTÁTICA

      La próstata es una glándula única situada debajo de la vejiga y por delante del recto, rodeando a la uretra proximal. Se puede afirmar que la edad y la presencia de hormonas testiculares  son las causas fundamentales para que se desarrolle la hipertrofia benigna prostática (HBP). Generalmente el inicio de la enfermedad (prostatismo) no sucede antes de los 50 años, siendo imprescindible la presencia de testículos.

     El término prostatismo define un síndrome provocado por el efecto retrógrado de la HBP sobre el sistema urinario y caracterizado por síntomas obstructivos (estáticos), debidos al crecimiento de los nódulos fibroadenomatosos hormonodependientes; e irritativos  (dinámicos), por la hiperplasia muscular del esfínter interno (cuello de la vejiga) y la cápsula, y el incremento de los receptores alfa-adrenérgicos.

     La conducción de vehículos de forma profesional implica tener necesidad de retener la orina de forma prolongada, las vibraciones continuas a las que se somete el conductor, el propio estrés de la conducción y la relación con el público, todo lo cual puede influir en la aparición de estos síntomas por lo que no parece inoportuno establecer protocolos de cribado de esta patología.

     Desde un punto de vista práctico la HBP puede detectarse por tres preguntas básicas:

1.       ¿Se levanta por la noche para orinar?

2.       ¿Nota más lento su chorro miccional?

3.       ¿Se siente molesto por sus problemas al orinar?    

Existe un cuestionario de anamnesis para que rellene el paciente I-PSS (Baremo Internacional de la Sintomatología Prostática) que valora los síntomas obstructivos e irritativos; contiene 7 items (tenesmo, polaquiuria, micción interrumpida, estranguria, urgencia miccional, disminución de la fuerza del chorro, nicturia y necesidad de realizar fuerza para orinar - prensa abdominal-); cada item se valora desde 0 a 5 según la intensidad. Se establecen 3 grupos según la puntuación total (“prostatismo leve” < 7, “prostatismo moderado” 7-19; “prostatismo severo” 20-35).

     En la exploración ocupa el lugar princeps la práctica del “tacto rectal” que se realiza con el dedo índice enguantado y lubricado.

     La determinación analítica del “antígeno prostático específico”, de gran utilidad para el diagnóstico y seguimiento del cáncer de próstata.

Criterios de inclusión: Se pasará el protocolo de cribaje a todos los trabajadores varones mayores de 50 años cuando acudan a reconocimiento médico periódico, investigando si presentan clínica de nicturia (¿se levanta por la noche para orinar?) alteraciones en el chorro de orina (¿nota más lento su chorro miccional?) y su repercusión en la calidad de vida (¿se siente molesto por sus problemas al orinar?); a todos ellos se les pedirá una determinación analítica de PSA (antígeno prostático específico) y se les practicará tacto rectal dependiendo de la sintomatología que refieran en la anamnesis específica del protocolo.

BIBLIOGRAFÍA

(1)     Guía práctica para la implantación de un sistema de gestión de riesgos laborales (SECTOR TRANSPORTE). (1996). Unión de Mutuas.

(2)     Manual de Prevención de Riesgos Laborales (2000). Editorial CISS.

(3)     Protocolos de Vigilancia Sanitaria Específica (1999). Ministerio de Sanidad y Consumo. Secretaría General Técnica. Centro de Publicaciones.

(4)     Montoro, L.; Carbonell, E.; Sanmartín, J. y Tortosa, F. (eds.) (1995). Seguridad Vial: del factor humano a las nuevas tecnologías. Madrid: Síntesis.

(5)     Montoro, L. y Honrubia, M. L. (eds.) (1995). Psicología y seguridad vial. Barcelona: Fontalba.

(6)     Toledo, F.; Esteban, C. y Civera, C. (1998). La importancia del factor humano en la seguridad vial y los accidentes de tráfico. En Montoro, L.; Tortosa, F y Sanmartín, J. (eds.), Curso de Psicología para postgraduados específico sobre reconocimiento de conductores y permiso de armas (Vol.1), 27-40. Valencia: Cristóbal Serrano.

(7)     Pastor, G. y Monteagudo, M.J. (1998). Los errores humanos en la conducción de vehículos. En Montoro, L.; Tortosa, F y Sanmartín, J. (eds.), Curso de Psicología para postgraduados específico sobre reconocimiento de conductores y permiso de armas (Vol.1), 67-83. Valencia: Cristóbal Serrano.

(8)     Chisvert, M. y Monteagudo, M.J. (1998). Accidentalidad en España: Aspectos epidemiológicos. En Montoro, L.; Tortosa, F y Sanmartín, J. (eds.), Curso de Psicología para postgraduados específico sobre reconocimiento de conductores y permiso de armas (Vol.1), 1-26. Valencia: Cristóbal Serrano.

(9)     Montoro, L. y Mayor, L. (1997). Efectos de las sustancias adictivas en la Seguridad Vial. En Escámez, J, Prevención de la drogadicción, 71-88. Valencia: Nau llibres.

(10) Bañuls, R.; Carbonell, E.; Casanoves, M. y Chisvert, M. (1997). Different Emotional Responses in Novice and Professional Drivers. En , Traffic & Transport Psychology. Theory and Application, 343-352. Amsterdam: Pergamon.

(11) Valentín, A.; Selles, P. (1995). Educación vial: estrategia preventiva ante los accidentes de circulación. En Montoro, L.; Carbonell, E.; Sanmartín, J. Tortosa, F, Seguridad Vial: del factor humano a las nuevas tecnologías, 397-418. Madrid: Síntesis.

(12) Mayor, L.; Montoro, L. (1995). Las drogas de abuso y sus efectos en la seguridad vial. En Montoro, L.; Carbonell, E.; Sanmartín, J. Tortosa, F, Seguridad Vial: del factor humano a las nuevas tecnologías, 257-270. Madrid: Síntesis.

(13) Buela-Casal, G.; Montoro, L.; Miro, E. (1995). Sueño, fatiga y conducción. En Montoro, L.; Carbonell, E.; Sanmartín, J. Tortosa, F, Seguridad Vial: del factor humano a las nuevas tecnologías, 203-224. Madrid: Síntesis.

(14) Montoro, L.; Carbonell, E.; Bañuls, R. (1995). Los accidentes de tráfico de los jóvenes. En Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha, Programas de prevención de accidentes de tráfico en jóvenes asociados al consumo de alcohol, 171-186. Toledo: Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha.

(15) Montoro, L.; Tejero, P.; Esteban, C. (1995). La conducción bajo los efectos del alcohol. En Montoro, L.; Carbonell, E.; Sanmartín, J. Tortosa, F, Seguridad Vial: del factor humano a las nuevas tecnologías, 237-256. Madrid: Síntesis.

(16) Montoro, L. (1992). El reconocimiento psicofísico: el actual sistema de exploración psicológica de los conductores en España. Importancia de la medición de las actitudes: algunas experiencias e investigaciones al respecto. En Dirección General de Tráfico, Congreso Iberoamericano de Seguridad Vial, 36-44. Madrid: Dirección General de Tráfico.

(17) Monterde, H.; Carbonell, E. y Montoro, L. (1991). El reconocimiento psicológico de los conductores: propuesta para una nueva normativa. En Asociación Española de Centros Médico-Psicotécnicos, RECOSEVIAL/4. IV Congreso Nacional de Centros de Reconocimiento de Conductores para la Seguridad Vial, 65-114. Zaragoza: Librería General.

(18) Montoro, L. (1998). Retos de futuro en el ámbito del Tráfico, el Transporte y la Seguridad Vial, Papeles del Psicólogo, Epoca III, Número 70, 17-23.

(19) Sáiz, E.; Bañuls, R, y Monteagudo, M.J. (1998). Exploración de la ansiedad en conductores noveles y profesionales, Anales de Psicología, En Prensa.

(20) Sáiz, E.; Chisvert, M.J. y Bañuls, R. (1998). Efectos psicológicos de la exposición al tráfico en conductores profesionales y noveles, Anales de Psicología, En prensa.

(21) Montoro, L. (1997). Alcohol, drogas, seguridad vial y accidentes de tráfico, Revista Española de Drogodependencia, 22, 161-164.

(22) INHST (1991). Riesgos talleres reparación de vehículos

(23) Álvarez González (1997). Seguridad vial y medicina de tráfico.

(24) ONU naciones unidas (2000). Transporte de mercancías peligrosas.

(25) Royo Bolea (1996). Valoración aptitudes conducción vehículos motor.