CRITERIOS PARA EL DIAGNOSTICO DE SALUD LABORAL Y CONTROL  DEL ABSENTISMO EN EL TRABAJO. (y II)

Autores:

SANCHEZ MILLA  JJ*;
SANZ BOU M *;
APELLANIZ GONZALEZ  A**.

* Servicio Sanitario del Cuerpo Nacional de Policía (CNP)
* * Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea

B.- ANALISIS DE DATOS. DIAGNOSTICO DE SALUD.

Se apoya básicamente en tres pilares que son:

B.1. Identificación de los problemas. Reconociendo los riesgos potenciales que en cada puesto de trabajo se nos plantean.

B.2. Parámetros de actuación. Estableciendo cuales deben ser las actuaciones según cada supuesto en concreto, mediante un protocolo de intervención en caso de crisis, individualizado y concretado en cada tipo de emergencia (24,25).

B.3. Objetivos. Fijando cuales deben ser los objetivos a cumplir con los planes de actuación previamente citados. Estos objetivos deben ser, además de cumplibles, susceptibles de ser evaluados y sometidos a intervención por el Comité de seguridad y los Servicios de Prevención, por cuanto la mejora de la seguridad en los lugares de trabajo, conlleva la adecuación de los objetivos posteriores en materia de seguridad.

C.- PROGRAMAS DE SALUD.

Son la consecuencia de la intervención sanitaria. Dentro de estos, separaremos entre dos grandes grupos:

C.1. Programas de Prevención de la salud. Encaminados a prevenir los riesgos que en el campo laboral se puedan producir. Serían:

C.1.1. Vacunaciones: Hoy por hoy, se realizan en la mayoría de las empresas del país, dirigidas a prevenir procesos varios: Gripe, tétanos, hepatitis B,... En la actualidad ya se esta poniendo en práctica, planes de vacunación contra la hepatitis A, utilizando vacunas mixtas de ingeniería genética.

C.1.2.Estudios ergonómicos:

Destinados a estudiar las mejoras del microclima de trabajo de las personas, tanto en el mobiliario como en maquinaria o ambiente (Trabajo en PVD, luminotecnia, asientos ergonómicos, etc..).

C.2. Programas de Promoción de la salud: Encaminados básicamente a la formación e información al trabajador, sobre las características de su puesto de trabajo, y los riesgos que este comporta. También comunica las medidas de seguridad e higiene aplicables a su ámbito. Son de dos tipos:

C.2.1.Educación Sanitaria: Basada en charlas informativas sobre materias de salud que preocupan al trabajador: Riesgos eléctricos o químicos, transporte de heridos, hepatitis B y SIDA, etc...

C.2.2.Formación laboral: Mediante la realización de Jornadas técnicas, Cursos de seguridad, Seminarios de trabajo técnico, Charlas, etc...

D.-CONTROL DEL ABSENTISMO.

La importancia de este punto es clara en salud laboral, por cuanto que es el médico de empresa, el que conoce todos los pormenores del trabajo desarrollado por las personas de su colectivo laboral. Por ello, puede ayudar a los médicos de sistema sanitario de su entorno, en cuanto al ajuste del tiempo de permanencia en baja por cualquier contingencia, conociendo si las limitaciones físicas de los trabajadores, suponen una imposibilidad o no para el desarrollo de determinados puestos de trabajo, pudiéndose entonces aplicar el criterio de idoneidad.

El seguimiento del absentismo se puede realizar a cuatro niveles distintos:

D.1. Consulta con el enfermo. Mediante las citas periódicas con los trabajadores enfermos o lesionados, siguiendo su proceso, ayudando a un adecuado ajuste del tiempo de baja laboral que la enfermedad o accidente requiere.

D.2. Interconsulta con el médico de cabecera. Además de lo anterior, se pueden establecer relaciones con la red pública sanitaria de la zona donde se ubica la empresa, apoyando la actuación del médico de cabecera del trabajador, y facilitándole a este los datos del entorno laboral que requiera, para asegurar la adecuación y retorno al puesto de trabajo cuando su proceso nosológico lo permita.

D.3. Interconsulta con el médico especialista. Igual que en el caso anterior, elevando la ayuda al Sistema de Salud de la red pública, al nivel del especialista de zona.

D.4. Interconsulta con la Inspección Médica: Contactando con los Inspectores Médicos del Trabajo para colaborar en cuantos puntos sea menester en lo concerniente a temas de incapacidad y absentismo.

E. EVALUACION DE LOS RESULTADOS.

Tras recorrer el camino anterior, nos queda evaluar los resultados obtenidos. De esta evaluación, obtendremos un perfil bastante claro sobre los siguientes puntos:

E.1. Cuales son los niveles potenciales de riesgo de nuestra empresa, y la percepción del mismo por los trabajadores.

E.2. Valorar la aptitud físico / psíquica de los trabajadores en relación a su trabajo.

E.3. Identificar los problemas, diseñar objetivos de seguridad y prevención, y los distintos protocolos de intervención en caso de siniestro o accidente.

E.4. Realizar campañas de información y formación a los trabajadores, tanto en materia de educación sanitaria, como en formación de seguridad laboral y de higiene en la empresa. También proteger a los trabajadores preventivamente mediante campañas de vacunación contra aquellos riesgos laborales que se tengan objetivados: Gripe, Tétanos, Hepatitis B,..

E.5. Colaborar con la Red Sanitaria Pública en el seguimiento y control de los episodios de absentismo mediante el contacto con los médicos de Atención Primaria y Especialistas de Zona, procurando la adecuación del trabajador a su puesto de trabajo.

En vista de lo anteriormente desarrollado, parece obvio el considerar que la creación y diseño de un buen árbol diagnóstico de salud en la empresa, va a permitir el poder determinar con premura las patologías más afines por razón del trabajo, pudiéndose de esta manera, y de una forma preventiva, establecer ajustes de los puestos de trabajo a las condiciones físicas de los trabajadores, aumentando así su rendimiento y disminuyendo progresivamente el riesgo que el desempeño de su labora tiene, disminuyendo su morbilidad y siniestrabilidad.

Al mismo tiempo, en las contingencias que se pudieran producir, el conocimiento de protocolos bien establecidos, va a permitir que los períodos de absentismo por enfermedad laboral sean ajustados en tiempo a lo que el proceso nosológico precise, no alargándose innecesariamente, lo que supone un aumento de la gravosidad a nivel de las empresas. Se podrá además, adecuar al trabajador, a determinados puestos que puedan ser desempeñados por el idóneamente.

 

BIBLIOGRAFIA

1. Bustamante J, Tejedor A.: La prevención de las enfermedades cardiovasculares en Medicina Laboral. rev de Med y Seg del Trab 1.988; 21-28.

2.Echenagusia VM.: Riesgos para la salud en hornos altos. En: Insalud, ed. II Congreso Nacional de Medicina del Trabajo. oviedo: Sociedad Asturiana de Medicina y Seguridad del Trabajo, 1.990; 339-343.

3.Cesana GC, Zanettini R, Galli M, Panza G, Grieco A.: Stress y riesgo coronario en los trabajadores a turno. Rev de Prev de Riesg Profesion 1.987; 157: 19-25.

4.Dirección general de la Policía. Normativa que regula la Sanidad en la D.G.P. Madrid: Ministerio del Interior, 1.991; 35-38.

5.Alonso J, Orive I.: Aportación al estudio sobre la eficacia de los reconocimientos médicos periódicos en Medicina Laboral. Rev Med y Seg del Trab 1.987; 135: 59-68.

6.Recomendación nº 112 de la O.I.T. Sobre Servicios de Medicina del Trabajo. 1.959.

7.De Juanes JR.: Los Servicios de Medicina Preventiva. organización y Funciones. Rev de Med y Seg del Trab 1.990; 147: 18-23.

8.Instituto Nacional de Medicina del Trabajo. Cis-Insalud. Madri;. 1.991.

9.Ministerio del Trabajo, I.N.P., O.I.T. Enciclopedia de Medicina, Higiene y seguridad en el Trabajo. 1.974; 1311-1313.

10.Orden Ministerial del 21.11.59 (B.O.E. de 27 de Noviembre). Sobre Reglamento de los Servicios Médicos de Empresa.

11.Orden Ministerial del 12.01.63 (B.O.E. nº de 13 de Marzo). Sobre normas reglamentarias de carácter médico por las que se han de regir los reconocimientos, diagnósticos y calificación de las enfermedades profesionales.

12.Orden Ministerial del 15.12.65 (B.O.E. de 17 de Enero). Sobre normas médicas reglamentarias por las que han de regirse los reconocimientos, diagnósticos y calificación de las enfermedades profesionales que se mencionan.

13.Orden Ministerial del 09.03.71 (B.O.E. de 16 de Marzo). Sobre Ordenanza General de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

14.O.S.M.E. Circular de Julio de 1.964.

Dell´Accio P.: Exámenes complementarios en Medicina de empresa. Rev de Prev de Riesg Profesion 1.987; 160: 37-38.

15.Orden Ministerial del 28.10.81 (B.O.E. de 24 de Noviembre). Sobre integración funcional de los Servicios Médicos de Empresa en la subdirección General de Medicina Laboral del Insalud.

16.Real decreto nº 1036/59 de 10.06.59. Sobre ampliación de los Servicios Médicos de empresa a empresas de más de 1.000 trabajadores.

17.Real decreto nº 1995/78 de 12.05.78. Sobre cuadro de enfermedades profesionales en el sistema de la Seguridad Social.

18.Ley General de la Seguridad Social. 1.974. Texto Refundido de fecha 30.05.74.

19.Estatuto de los Trabajadores. 1.980. Ley 8/80 de fecha 10.03.80.

20.Reglamento de los servicios Médicos de empresa. Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Madrid 1969.